Schiaparelli y el drama de las misiones fallidas

En octubre del año pasado, Schiaparelli tenía que aterrizar sobre la superficie marciana. Era un EDM (Entry, Descent and Landing Demonstrator Module), cuyo objetivo inicial era hacer un aterrizaje de prueba, para la futura misión de la ESA ExoMars 20. Al final, decidieron meter instrumentos para hacer unas pocas mediciones durante aproximadamente tres días. Finalmente, el aterrizaje no fue bien del todo y Schiaparelli llegó a Marte, muy rápido y en muchos sitios a la vez. La MRO sacó una imagen preciosa del cráter que ha dejado la pobre.

Aún no hay un informe definitivo, pero sí se sabe que el fallo en el aterrizaje fue debido a un fallo en el control de altitud. En teoría, primero debía desplegarse el paracaídas, y luego encenderse unos cohetes durante cinco minutos para lograr un aterrizaje suave. en la imagen tenéis el detalle. En la práctica, el paracaídas si se desplegó correctamente, pero el IMU (Intertial Measurement Unit), responsable de medir la rotación del aterrizador, se saturó al balancearse más de lo esperado provocando un error en la salida; esto hizo que que el resto del equipo de navegación interpretara que ya se había llegado al suelo, haciendo un breve encendido de los motores y apagándolos cuando el aterrizador estaba todavía a 3.7 kilómetros de altitud [1], así que se llegó al suelo marciano más rápido de lo esperado.

exomars_2016_schiaparelli_descent_sequence_16_9

Secuencia prevista de aterrizaje (1)

Schiaparelli llevaba encima unos cuantos instrumentos, unos para tomar datos del aterrizaje y tener referencias para ExoMars 20, y otros para tomar medidas en la superficie. Todos los instrumentos que había eran (extraído de [2]):

  • DREAMS (Dust Characterisation, Risk Assessment, and Environment Analyser on the Martian Surface). Destinado a tomar medidas de la superficie marciana
    • MetWIND: sensor de viento, creado entre Italia y Reino Unido.
    • DREAMS-H: sensor de humedad, creado entre Italia y Finlandia.
    • DREAMS-P: sensor de presión, creado entre Italia y Finlandia.
    • MarsTem: sensor de temperatura, creado por Italia.
    • SIS- Solar Irradiance Sensor: para medir la concentración de polvo atmosférico, creado entre España e Italia.
    • MicroARES: el primer sensor que daría información de los campos eléctricos de la superficie marciana, creado entre Italia, Francia y Holanda
  • AMELIA (Atmospheric Mars Entry and Landing Investigation and Analysis). Destinado a estudiar la trayectoria del aterrizador y las condiciones atmosféricas
  • COMARS+: The Combined Aerothermal and Radiometer Sensors Instrument Package. Destinado a tomar medidas térmicas y radiométricas durante el descenso.
  • DECA: The Descent Camera on Schiaparelli. Destinada a sacar imágenes del descenso
  • INRRI: The Instrument for Landing-Roving Laser Retroflector Investigations. El primer Cube Corner laser Retroflecter, que permitiría localizar desde los orbitadores la posición de Schiaparelli, mediante láser.

La mayoría de estos instrumentos (sobre todos los de DREAMS) no llegaron a funcionar o a encenderse, por lo que, ya no es sólo toda la información que no se va a tener, sino todo el tiempo de preparación que ha habido detrás, y que ha acabado un poco en nada (dejando de lado todo el tema de desarrollo instrumental y científico). Para que os hagáis una idea de lo que implica que tu misión espacial falle, vamos a hablar un poco de tiempos. Tenemos el caso de Marte, que tiene unas ventanas de lanzamiento* buenas: hay ventanas cada dos años y el viaje dura sólo diez meses. Para que os hagáis una idea, la misión de la ESA, JUICE (JUpiter ICy moons Explorer) tiene previsto su lanzamiento en 2022 y llegaría a Jupiter en 2030; la misión Rosetta tardó diez años en llegar al patito; las Voyager salieron de la Tierra a finales de los 70; la New Horizons despegó en 2006 y llegó a Plutón en 2016; etc.

Y estos son los tiempos de vuelo. Los instrumentos deben estar preparados antes para embarcar, además de que deben de pasar muchos tests para cumplir los diversos requisitos de las agencias espaciales para volar: magnéticos, eléctricos, térmicos, de presión… Sin contar que estos instrumentos se desarrollan de cero, y se invierte su tiempo en pensar un diseño acorde y que sea los suficientemente ligero y pequeño para que pueda embarcar**

captura

La trayectoria pensada para la misión JUICE, usando tirachinas gravitatorios (2)

Aunque parezca algo fácil y cotidiano, lo de subir cosas al espacio no es tan fácil como nos pueda parecer. Y menos cuando son misiones nuevas y se prueban cosas nuevas.  Por eso es aún más dramático cuando estas misiones fallan, que no es sólo el futuro proyecto que nunca tendrá lugar, sino todo el camino previo.
Pero aunque parezca que una misión ha sido un fracaso por no llegar, siempre se aprende de los errores, y lanzaremos cosas mayores y mejores, hasta que lleguemos a las estrellas.

*Las ventanas de lanzamiento son periodos de tiempo donde es más óptimo hacer un lanzamiento, ya que es cuando el viaje es más breve.

** Cuando se habla de cargas útiles, es el peso de carga que no está relacionada con la estructura del spacecraft, ni combustible ni nada, sólo sirve para medir e investigar. Para que os hagáis una idea, New Horizons tenía una masa de 401 kilos, de los cuales carga útil es 30.4 kilos y contaba con siete paquetes de instrumentos para medir, que tenéis aquí, en inglés.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Fuentes y referencias

Anuncios

2 pensamientos en “Schiaparelli y el drama de las misiones fallidas

  1. Esto me recuerda al momento en que la prensa habló del fracaso de Rosetta porque el aterrizaje de Philaeo no fue muy bien. Aquella misión fue un rotundo éxito. El aterrizaje limpio habría sido la guinda, pero aun así ni siquiera esa parte fue inutil.

    Schiaparelli si salió mal, y es una auténtica lastima por lo que ya has explicado. El trabajo y las ilusiones detrás de cada una de estas misiones es inmenso. Pero eso no debería matar ExoMars (y no parece que lo vaya a hacer). Volveremos a intentarlo, y la proxima vez no fallará lo mismo. Lo que tampoco quiere decir que no falle nada.

    • Lo de Rosetta es que ni se sabía que el patito tenía forma de patito.
      Y bueno, Schiaparelli salió mal, pero teniendo en cuenta que era aterrizador y luego metieron equipo porsiaca (iban a aguantar sólo 8 soles como mucho). Pero no ExoMars sólo ha pasado de 2018 a 2020, y esta sí que me preocupa que se meta una toña, que va el rover

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s