Prospección sísmica, ahora con explosiones

El otro día vi Kong y al inicio de la película dicen que van a la isla a hacer unas prospecciones sísmicas. Para ello, lanzan bombas “sísmicas” para poder hacerlo. En el tráiler de abajo podéis ver al inicio la “prospección”. Si bien la base de la prospección sísmica es esa, producir explosiones que generen ondas que permitan ver que hay bajo tierra, LA. CIENCIA. NO. FUNCIONA. ASÍ. En la película se dedican a tirar bombas sin ton ni son, muy juntas en el tiempo entre sí. Así lo único que haces es montar un batiburrillo de ondas que no van a poder darte nada claro al final.

Sigue leyendo

Anuncios

Las crónicas de Pern, de Anne McCaffrey

Cuando era pequeña, en un puesto de segunda mano, mis padres me compraron dos libros. Uno fue “Los dioses de Mundo Río”, de Philip José Farmer, el quinto libro de su saga de Mundo Río. Por suerte, al inicio del libro aparecía un pequeño resumen de lo sucedido anteriormente y puede leerlo sin perderme mucho. Me releí ese libro muchas veces y le tengo un cariño especial a Farmer. Todavía más desde que soy consciente del gran escritor de fanfics que es.
El otro libro que me compraron fue “El amanecer del dragón”, de Anne McCaffrey, libro que me encantó y enamoró mucho y releí mucho también. Sigue leyendo

Trappist-1, no hagáis las maletas todavía

El pasado 22 de febrero, la NASA hacía público que se había descubierto un sistema planetario de siete exoplanetas a 12 parsecs* de nosotros, con tres de esos planetas de tamaño parecido a la Tierra. En seguida en mi TL empezó la algarabía sobre el viaje a estos lugares, ya que “sólo” están a 40 años luz de distancia y se encuentran en la zona de habitabilidad, por lo que sería viable mandar una nave y que la gente llegara más o menos viva allí para colonizar. Sin entrar en detalles como que 40 años luz no son 40 años de viaje, o el tener una nave que permita ese tipo de viaje, o las condiciones de la gente que llegara, el que los planetas estén en la zona de habitabilidad no los hace habitables.

Sigue leyendo

Arqueomagnetismo, lo mejor de dos casas

¿Qué es el arqueomagnetismo?, os preguntaréis. ¿Otra palabra larga que le gusta usar a Darkor para parecer más lista? Sí. Y también es una rama de la geofísica que se encarga de estudiar el campo magnético terrestre (CMT) a lo largo del tiempo. Para ello, se sirve de materiales arqueológicos, como vasijas, ladrillos, o cualquier material que se haya calentado lo suficiente como para adquirir la imanación del CMT en ese momento. Antes de ponerme a decir más palabras largas, feas y/o incomprensibles, voy a explicar como se adquiere esta imanación* y como funciona.

Sigue leyendo