Las crónicas de Pern, de Anne McCaffrey

Cuando era pequeña, en un puesto de segunda mano, mis padres me compraron dos libros. Uno fue “Los dioses de Mundo Río”, de Philip José Farmer, el quinto libro de su saga de Mundo Río. Por suerte, al inicio del libro aparecía un pequeño resumen de lo sucedido anteriormente y puede leerlo sin perderme mucho. Me releí ese libro muchas veces y le tengo un cariño especial a Farmer. Todavía más desde que soy consciente del gran escritor de fanfics que es.
El otro libro que me compraron fue “El amanecer del dragón”, de Anne McCaffrey, libro que me encantó y enamoró mucho y releí mucho también.

¿Qué nos encontramos en este libro de 1988? Es una precuela de Las crónicas de Pern, compuesta por unos dieciséis libros. Esta saga plantea un mundo donde existen los dragones, que se usan para combatir la amenaza de las Hebras, que caen del cielo cada 250 años y cuya Caída dura 50 años. Para poder sobrevivir, se tiene una estructura feudal, donde los Fuertes dan tributos y están subordinados a un Weyr que les protege. En los Weyr se sigue una estructura de “castas” según el color del dragón: verdes (hembras estériles) y azules (macho) en lo más bajo, seguidos de los dragones pardos. En lo más alto, están los bronces (machos) y las hembras doradas o Reinas, las únicas fértiles. La Cabalgadora de la Reina es la Dama por Weyr, jefa del mismo junto con el Caudillo del Weyr, aquel cabalgador de bronce que ha conseguido cubrir a la reina.

el20amanecer20del20dragc3b3n_0-preview

La portada es fea como un demonio

Estos dragones pueden escupir fuego tras comer ignapiedra, aunque vuelve a las hembras estériles y por eso las Cabalgadoras de Reinas usan lanzallamas para combatir a las Hebras también. Otra habilidad que tienen estos dragones es que pueden viajar por el inter. Este inter es un lugar donde hace frío y no se nota nada, salvo el dragón sobre el que se monta. El viaje por inter permite ir a cualquier lugar que el dragón sea capaz de visualizar, con ayuda del cabalgador. También se puede viajar entretiempos, pero lleva más tiempo y puede resultar peligroso, además del riesgo de cruzarte con tu yo pasado. Este sistema de teleportacion es un mecanismo de defensa contra las Hebras, ya que el frío del inter las destruye. Los Arpistas han recopilado muchas baladas sobre esta clase de viajes.

Además de los Fuertes, que recuerdan a castillos medievales, y los Weyr, existe un tercer sistema de poder en Pern, los Talleres. Estos Talleres se podrían asociar tanto a los talleres medievales como a universidades, aunque tienen una organización de Maestros, Oficiales y Aprendices que recuerda más a los primeros. Los Talleres se encargan de formar a la gente y suministrar material especializado a Fuertes y Weyrs, además de ser los depositarios de los conocimientos antiguos.

Algo que tiene este mundo tan medieval son dos cosas que no se suelen ver: mujeres y homosexuales, aunque los segundos nunca se dice de forma clara, pero menciona mucho a hombres compartiendo habitaciones con otros hombres. Sobre lo primero, las mujeres están presentes no sólo de fondo, sino que tienen diversos cargos e importancia a lo largo de los libros, siendo protagonistas en varios de ellos, o teniendo un gran peso en la trama. Está Moreta, Dama de Weyr entrada en años, que debe de hacerse cargo de su Fuerte mientras una plaga asola Pern durante el final de una Caída. Está Lessa, que pasó de huérfana que tuvo que esconderse y pasar por sirvienta, a Dama del Weyr de Benden uno de los más importantes, y protagonista de la primera novela, “El vuelo del dragón” de 1968. Está Sorka Hanrahan una de los Colonos que llegaron al planeta, y la primera cabalgadora de Reina, Faranth.

12928

Donde va a parar

Lo bonito de esta saga, no es sólo como las mujeres aparecen de fondo y en sitios de poder, en un mundo de aire medieval, sino que es un falso medievo.
Y es que el planeta Pern fue colonizado hace muchos milenios por humanos en un viaje estelar, que llegaron al mundo unos años antes de una Caída. Cuando esta se inició, se creó un programa de ingeniería genética para modificar a los lagartos de fuego, para hacerlos mayores y que se pudiera cabalgar con ellos. Las principales responsables de estas modificaciones fueron Kitty Ping y su nieta Wind Blossom . Con el tiempo, siguiendo la inicial de los Colonos de no usar tecnología, esta fue cayendo poco a poco en el olvido, hasta perderse por completo, entrando el mundo en una especie de Edad Oscura, donde apenas quedan restos del conocimiento de los Antiguos.

Lo malo de esta serie, es que Acervo solo trajo aquí algunos tomos, aunque son los mejores. La trilogía original la reeditó Roca Editorial hace unos años. Los tomos de Acervo no son muy difíciles de encontrar de segunda mano, aunque la segunda trilogía de ese periodo, “El amanecer del dragón” y “Moreta, Dama del Weyr”, son más raros (y caros) de conseguir. Si podéis agenciaros alguno, os lo recomiendo, ya que funcionan como fantasía, y siguen siendo unas novelas de ciencia ficción muy decentes.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Imagen de cabera:By Sindala from nl, CC BY-SA 3.0, Link

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s