El campo magnético, el viento solar y las auroras

Ya he comentado que la Tierra puede generar su propio campo magnético gracias  al núcleo externo líquido, sobre un núcleo interno sólido, permite que circulen corrientes eléctricas por él y se genere el campo magnético terrestre. Este campo magnético no sólo va a servir para que las brújulas se orienten, sino que para evitar que el viento solar nos achicharre. Y es que, el Sol, al ser una estrella, está continuamente en una reacción de fusión nuclear, generando energía (el brillo) y expulsando partículas cargadas y radiación. De estas, lo que interesa en este caso son las partículas cargadas.

Sigue leyendo